Una madre que construye estabilidad para sus hijas

Cuando le dijeron a Carolina que iba a construir su casa con HPHA se puso tan contenta que no pensó en las dificultades. Lo cierto es que esta madre a cargo de dos hijas, una de ellas con discapacidad motriz, superó todo para lograrlo, a pesar de que por momentos quería bajar los brazos.

 

Lo primero que construyeron junto a los cimientos fue una rampa para la silla de ruedas. Una de las cosas que más recuerda de los nueve meses que duró la obra es la fuerza que le infundían los voluntarios: un grupo de Aldea Global llegó cuando estaban construyendo los cimientos y esto le dio un gran ánimo para seguir adelante. Durante todo el recorrido los voluntarios de la empresa Dow apoyaron incondicionalmente y asistieron muchos sábados a hacer las tareas que correspondieran a cada etapa. Así, de a poco, la casa fue terminada y hoy la calidad de vida es totalmente distinta: Ximena tiene un lugar donde estudiar tranquila y Kiara puede dormir en una habitación sin humedad ni frío.

 

Hoy, nos cuentan que esa Casa Semilla es el espacio de encuentro de toda la familia, lo que nos confirma la importancia de construir mucho más que casas.

Share it on

DEJA UN COMENTARIO

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Empoderemos juntos a las familias de Argentina. ¡Unite!