Blog

El Centro Nanum Village, motor del desarrollo en Paraje El Quebracho

Samsung Argentina trabaja desde hace años en la iniciativa Gran Chaco Nanum Village. Esta iniciativa tiene como objetivo promover el desarrollo de las comunidades rurales del norte argentino, mediante la utilización de los recursos locales y el apalancamiento de las capacidades productivas del lugar.

 

El programa fomenta la inclusión, la educación y la salud, a través del acceso a energía, agua potable y tecnologías para el desarrollo. Samsung trabaja junto a una red de organizaciones aliadas que tienen como objetivo impulsar soluciones para mejorar la calidad de vida de las familias que viven en la región del Gran Chaco, en el marco de una plataforma de desarrollo llamada “El Futuro está en el Monte”.

En 2015 Habitat para la Humanidad Argentina se sumó a la red Gran Chaco Nanum Village para promover soluciones habitacionales para los pobladores del Paraje El Quebracho. Luego de haber realizado un diagnóstico participativo junto a familias wichis y criollas, quienes fueron guías a la hora de entender las necesidades puntuales, se brindaron respuestas concretas para mejorar las viviendas.

El proyecto también incluyó la construcción del edificio del Centro Nanum Village en la sede de la organización de productores ganaderos criollos Asociación Quebracho Pequeños Productores Agropecuarios (AQPEPROA) en El Quebracho. El Centro fue realizado de forma conjunta con la participación de los productores locales, quienes aportaron las técnicas adecuadas y sostenibles de construcción para que pudieran ser apropiadas por la población local, dejando a su vez, capacidades instaladas en la comunidad.

 

 

Ya en pleno funcionamiento, Silvina Sampastu, Coordinadora General del Programa Gran Chaco Nanum Village, nos cuenta sobre la experiencia.

 

¿Cuáles son las actividades que se desarrollan en el Centro?

El espacio tiene como objetivo principal fortalecer a los productores de AQPEPROA a partir de las TICs y a su vez, propicia y favorece el encuentro comunitario con el resto de las comunidades del lugar, integrando indígenas y criollos por igual. Estamos logrando la inclusión de la tecnología en los espacios cotidianos para facilitar muchas gestiones a través de la digitalización. Ejemplos de esto son la generación de negocios, facilitar transacciones comerciales, trámites e incluso se abre la posibilidad de realizar el remate de animales de forma digital.

Otro de los cambios que introduce es el acceso a los servicios del Estado. Por ejemplo, a través de una articulación con el Anses, una vez por mes los vecinos pueden gestionar trámites como el CUIL, DNI y otros. Antes debían movilizarse como mínimo 70 kms. hasta Ingeniero Juárez o más de 500 km. hasta Formosa.

 

 

 

¿Qué rol ocupa el Centro dentro de la comunidad? ¿En qué situaciones puede influir?

El Centro se sumó a la dinámica comunitaria que se venía construyendo, fortaleciendo los espacios de integración. En el caso del paraje El Quebracho, conviven distintos grupos: los productores ganaderos criollos, agrupados en la Asociación AQPEPROA y las comunidades indígenas, que históricamente han mantenido conflictos y que desde Fundación Gran Chaco se acompañó el proceso de convivencia pacífica, buscando soluciones que respondan a los intereses de ambos. El Centro Nanum busca contribuir a la articulación entre los diferentes grupos, generando un espacio colectivo para el desarrollo comunitario. Otro de los actores protagonistas de este proceso son las mujeres criollas, quienes participan buscando nuevas recetas para innovar en el uso de los alimentos tradicionales, como la harina de algarroba y de los frutos en general.

Estos tres grupos están participando, cada uno con sus conocimientos e intereses, aportando a la inclusión de los más jóvenes, que están en una situación de vulnerabilidad muy grande en la región dada la falta de oportunidades. Desde el Nanum se busca atraerlos y darles espacio: escuchamos qué los motiva y qué quieren hacer y tratamos de dar respuesta a estas demandas.

En el caso de las mujeres, por ejemplo, se convoca a las capacitaciones y este es el motor para que se piensen soluciones a nivel individual y de grupo. Los jóvenes requieren un poco más de tiempo, por lo que facilitarles el espacio y mostrarles alternativas y posibilidades contribuye a abrir las puertas hacia el futuro. Apoyar a la comunidad ayuda a ver la riqueza de su territorio, el potencial, y que eso se pueda traducir en actividad e ingresos.

 

Nanum es una palabra coreana que significa “compartir”, y en este sentido activa la red de actores para que tengan cabida las propuestas que se presenten. El Centro es el núcleo para fortalecer “El Futuro está en el Monte” con nuevos actores y propuestas para el desarrollo local.

 

 

 

Share it on

DEJA UN COMENTARIO

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categorías

¿CREÉS QUE TODOS MERECEMOS UNA VIVIENDA ADECUADA Y SALUDABLE?